Imagen de estacion de tren con siluetas de usuarios

Accesibilidad / Discapacidad. Cambio de modelo

Por: admin

Desde los años 80 hasta hoy los términos relacionados con la accesibilidad han experimentado una gran revolución que ha dado como fruto una visión mas social e integradora.
Este proceso se ve reflejado en cambios normativos y va calando, poco a poco, en la sociedad.

Accesibilidad y Discapacidad

Aunque ya es aceptado el hecho de que conseguir unas condiciones óptimas de Accesibilidad supone un beneficio para todas las personas, es importante poner el punto de atención en las personas que sufren alguna discapacidad y que por ello se encuentran en condiciones de desventaja a la hora de participar de forma plena y en igualdad de oportunidades en la vida política, económica, social y cultural de su comunidad.
Así no es extraño que los cambios referidos alrededor del concepto de accesibilidad puedan explicarse a partir de la forma en que se ha abordado, a lo largo del tiempo, el fenómeno de la Discapacidad.

Ámbito Privado Ámbito Público

Tradicionalmente la discapacidad se vivía dentro del ÁMBITO FAMILIAR. Era un asunto puramente privado de la persona y de su entorno más cercano (fundamentalmente familiar) que se encargaba de los cuidados, manutención, etc. La estructura de las familias, la falta de recursos alternativos y (por qué no decirlo) los prejuicios sociales hacían que las personas con discapacidad, especialmente las de tipo intelectual, viesen muy limitada la posibilidad de desarrollar actividades fuera del circulo familiar.
Esta visión empezó a cambiar a mediados de los 60 concretándose legislativamente en España con la Ley General de Educación y Financiamiento de la reforma educativa. Por primera vez, y en parte gracias a la presión de la sociedad civil representada por asociaciones de personas con discapacidad, se empezó a manejar la idea de que la discapacidad era un problema social, no individual, y que era la sociedad la que debía dar una respuesta facilitando, en este caso el acceso a la educación a personas con necesidades especiales.
La LISMI Ley de integración social de los minusválidos de 1982 profundizó en este camino, asumiendo una visión más amplia de la discapacidad y promoviendo actuaciones ya no solo en el plano familiar y educativo, sino también en el laboral, cultural, de ocio, vivienda, etc.
Todo este proceso cambió de manera definitivo el punto de vista que se tenía respecto del tratamento de discapacidades: se había pasado de una situación inicial en que la persona discapacitada debía adaptarse al entorno para conseguir unas condiciones de integración adecuadas a otra en que era el medio social el que debía de realizar el esfuerzo de adaptarse a las múltiples realidades de las personas, que incluían, por supuesto situaciones de discpaccidad.
La discapacidad se había convertido en un asunto a tratar en el AMBITO PÚBLICO

Ámbito Médico Tratamiento Integral

Tradicionalmente el tratamiento de las discapacidades se había realizado desde el AMBITO MÉDICO, aplicando un esquema causa – efecto explicado según el siguiente esquema:

DEFICIENCIA

DISCAPACIDAD

MINUSVALIA
Produce
Genera

“Pérdida o anormalidad de una estructura o función psicológica, fisiológica o anatómica

restricción o ausencia de la capacidad de realizar una actividad en la forma o dentro del margen que se considera normal para un ser humano

situación desventajosa para un individuo determinado que limita o impide el desempeño de un rol que es normal en su caso.”

Durante el periodo que va de 1981 a 2001 desde la Organización Mundial de la Salud (OMS) se revisó este esquema que conseguía explicar solo parcialemente la realidad de la discapacidad en el mundo: No se consideraban aspectos ajenos a la persona. , aquellos que podrían explicar, por ejemplo, que una determinada deficiencia en 2 individuos pudiera ser motivo (o no) de una de discapacidad, dependiendo de sus circunstancias: lugar de nacimiento, status económico, estructura social, productiva o económica, etc. Es lo que se da en llamar factores medioambientales.
Asumir la existencia es estos factores medioambientales supone dejar de entender la discapacidad como una etiqueta que lleva un determinado individuo, sino una suma de factores internos y externos que nos dificultan la realización de una actividad y, por tanto, la posibilidad de participación en determinadas situaciones de la vida cotidiana.
Así se pasa a un nuevo esquema con vocación mucho mas positiva:

ESTRUCTURAS FUNCIONALES Y CORPORALES

ACTIVIDAD

PARTICIPACIÓN
Habilita para
Permite

“Estado del individuo referente a condiciones anatómicas, fisiológicas y psicológicas

realización de una tarea o acción por parte de un individuo

involucrarse en distintas áreas de la vida de la Comunidad.”

En esta visión no se parte de una carencia o de una falta, sino en las características físicas y funcionales personales (estructuras y funciones corporales)con las que contamos para realizar unas determinadas acciones (actividad) dentro de un determinado ámbito (participación).
Conseguir que cualquier persona, con sus cualidades particulares participe de la vida y decisiones de su comunidad no es tan solo un asunto que deba tratarse actuando sobre el individuo desde un punto de vista médico-rehabilitador, sino que se conseguirá actuando también sobre el entorno que habitamos, los instrumentos y herramientas que manejamos, los servicios que consumimos, etc.

Modelo Prestacional Reconocimiento de un derecho

La asistencia a personas discapacitadas tiene su origen en el primer tercio del Siglo XX, poniendo el foco de atención en 2 colectivos muy concretos: los afectados por accidentes laborales y los heridos en la Primera Guerra Mundial. Se creó en la sociedad la necesidad de apoyar a estos colectivos como compensación, o para paliar los efectos de los daños sufridos.

Ya en los años 60, estas políticas de apoyo se extendieron al resto de las personas con discapacidad, siempre desde una óptica asistencial, dirigida a aquellos colectivos que, se entendía, no podían subsistir por sus propios medios.

Esta postura parte del principio de la existencia de un standard de “normalidad social” y asume que la integración de un individuo consistirá en hacer que alcance ese nivel que le permita desenvolverse de manera autónoma en la sociedad, lo que tenía el riesgo de situar a todos aquellos “no integrados” como ciudadanos de segunda clase.

La aceptación de que las causas de la discapcidad pueden ser sociales (y no se encuentran solo en la naturaleza de ciertos individuos) justifica la idea de que deberá ser la sociedad la que cumpla ese proceso de normalización que permita a todas las personas participar en igualdad de condiciones en los diferentes ámbitos de la vida.

La evidente situación de desventaja que sufren las personas con discapacidad supone no respetar el derecho a la igualdad, recogido por la Declaración de los Derechos Humanos de 1948.

En el cometido de crear unas condiciones que permitan a todas las personas disponer de las mismas oportunidades en cualquier ámbito, es una tarea prioritaria garantizar ACCESIBILIDAD , que se configura como una de la llaves que da entrada a derechos fundamentales, como la IGUALDAD Y LA LIBERTAD

¿Te ha gustado este artículo?
Si es así, puedes decírnosolo dándonos un "me gusta"
y compartiéndolo a través de twitter o facebook. ¡Muchas gracias!

Posts relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas entradas