Condiciones biomecánicas. Desplazamientos

Por: admin

Una de las ideas sobre las que estamos insistiendo en las entradas de este blog es la de que, aunque la Accesibilidad Universal supone una mejora en las condiciones de vida de todas las personas, hay determinados colectivos que por sus características se ven especialmente beneficiados cuando se dispone de entornos accesibles. Estamos hablando de grupos con personas que sufren alguna discapacidad. Ya sea por causas permanentes o temporales, físicas o cognitivas, la realidad es que pueden encontrar dificultades en el acceso fundamentalmente motivadas por su discapacidad.

El Diseño Universal trata de dar una respuesta sencilla y unitaria a estas todas circunstancias que pueden dificultar (o incluso) impedir el desarrollo del quehacer diario de las personas.

En esta entrada pretendemos reflexionar sobre las características que deben poseer los entornos para responder a diferentes condiciones biomecánicas (dimensionales, mecánicas, visuales, etc) asociadas a los distintos tipos de discapacidad que posibilitarán un desplazamiento seguro, sencillo e igualitario.
En próximas entradas profundizaremos también en las características que facilitarán el cumplimiento del resto de los requisitos DALCO , es decir la aprensión (uso), la localización y la comunicación a todas las personas.

DEAMBULACIÓN

Para usuarios sin necesidades especiales los parámetros más básicos son la anchura y la altura que nos permiten deambular de manera normal.
alt= 70 cm es suficiente (aunque en la mayoría de los casos el paso resultará demasiado estrecho) para el paso de una sola persona y con 1,30 m. el cruce se realiza de manera cómoda. La altura libre nunca debe bajar de 2,10 m.


En el diseño de escaleras es muy habitual emplear fórmulas que relacionan las caras horizontal (huella) y vertical (tabica) de los escalones: una de las más conocidas determina que la suma de las longitudes de 2 tabicas mas una huella debe ser igual a 63 cm (longitud estimada de un paso). Las dimensiones mínimas de huellas (en torno a 25 cm) y las longitudes máximas de tabicas (alrededor de 19 cm ) vienen determinadas por que el esfuerzo aplicado y la seguridad requerida sean acordes a su situación, uso, grado de utilización, etc.

Bio51
Bio52

El pasamanos a doble altura facilita el uso de la escalera a personas de cualquier estatura.

Llegado a este punto es importante realizar 2 aclaraciones:

Los parámetros reflejados en esta entrada son puramente orientativos, fruto de la experiencia profesional y lugar común (en casos con leves variaciones) de gran número de publicaciones. No tienen por qué coincidir con los recogidos en las distintas normativas de habitabilidad, accesibilidad, etc que deberán ser aplicados en cada proyecto.

Si algo hemos aprendido trabajando en materia de accesibilidad en los últimos años es que ajustarse a máximos y mínimos especificados en normativas, no siempre nos acerca al objetivo de hacer más humanos nuestros edificios. Basta un ejemplo: un escalón con una huella de 25 cm puede ser utilizable e incluso tolerado según qué normativas y para qué usos, pero su uso será mucho más cómodo y seguro en torno a lo 28 – 29 cm.

Usuarios con movilidad reducida

Los grados en que un usuario puede ver reducida su movilidad son diversos, como diversas son las ayudas técnicas a emplear y diversos son, por supuesto, los requerimientos para que los espacios sean accesibles.

Anchura de paso para usuarios de muletas y bastones
El uso de bastones y muletas implica anchos de paso algo mayores que en el caso de personas que no precisan de este tipo de ayudas. A partir de 0,80 m. se prodría transitar con facilidad. También es recomendable que los firmes sean regulares, planos y lo suficientemente antideslizantes y duros como para evitar problemas de inestabilidad en los apoyos.
Bio3

Usuarios de sillas de ruedas

Los usuarios de sillas de ruedas, dentro de las personas con movilidad reducida, son los que mas problemas encuentran en sus desplazamientos y por tanto los que plantean mayores requerimientos a la hora de dimensionar los distintos espacios.

Bio4

Los anchos de paso no deben estar nunca por debajo de los 80 cm, y en tramos de pasillos rectos no es recomendable bajar de los 90 cm.
Esta dimensión se verá sensiblemente aumentada en función del volumen de tránsito previsto, posibilidad de cruce con otras personas sean o no usuarios de sillas de ruedas, etc.

Una de las dimensiones que hay que tener siempre presente para diseñar espacios accesibles, es la necesaria para el giro de una silla de ruedas.
Espacio necesario para el giro de un usuario en silla de ruedas
La gran mayoría de los manuales coinciden en establecerla en 1,50 m.
Esta dimensión será fundamental para proyectar accesos de edificios, ascensores, arranques y descansos en rampas, etc. Además determinará las necesidades espaciales cuando se deban producir cambios de dirección en pasillos.
Dimensiones mínimas para giro con silla de ruedas. Pasillos de ancho variable
Un pasillo con el ancho mínimo admisible de 90 cm no permitirá un giro de 90º de manera cómoda. Para hacerlo, debería ampliar su anchura hasta 1,20 m. Si lo que queremos es plantear una pasillo con un ancho contínuo, este deberá ser de 1m para permitir un giro de 90º.

Los desplazamientos verticales son sin duda, los que suponen una complicación mayor cuando se transita en silla de ruedas. No se puede considerar accesible ningún itinerario que tenga escalones o resaltes. Tampoco es accesible cualquier rampa o cualquier dispositivo elevador.

Las rampas deben cumplir al menos 2 condiciones: pendientes máximas y dotación de pasamanos.

La pendiente máxima longitudinal depende de la longitud del tramo: tramos mas largos requieren pendientes menores, teniendo en cuenta que pendientes por encima del 10% ya exigen demasiado esfuerzo para subirlas en silla de ruedas.
Pendientes longitudinal y transversal máximas y pasamanos en rampa

Como ya se citó cuando se habló de las escaleras, hay un acuerdo prácticamente universal en el empleo de doble pasamanos, situando uno en torno a 90 cm y uno inferior a 70cm no utilizado solamente por usuario de sillas de ruedas, sino también por niños y personas de baja estatura.


Esto ha sido tan sólo un repaso de dimensiones y medidas máximas mínimas y mínimas para diseñar espacios accesibles. Pero no debemos cometer el error, muy común entre los técnicos, que todo se resuelve acertando con un ancho de paso o diseñando con una pendiente adecuada. Mas adelante hablaremos de otros requisitos (organización de los espacios, señalización, contraste cromático, etc) mas allá de los puramente dimensionales sin los que no es posible configurar espacios 100x100accesibles.

¿Te ha gustado este artículo?
Si es así, puedes decírnosolo dándonos un "me gusta"
y compartiéndolo a través de twitter o facebook. ¡Muchas gracias!

Posts relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas que 1000 palabras Logo hojas de cedro
Últimas entradas