Van quedando atrás, aunque hay que reconocer que nos está costando, los tiempos en que hablábamos de accesibilidad únicamente para referirnos a la eliminación de barreras arquitectónicas en beneficio de personas con movilidad reducida.
Sin embargo en los últimos 15 años, el concepto de Accesibilidad se ha reformulado ampliándose no solo a entornos físicos (edificación y urbanismo), sino a cualquier elemento o actividad de nuestro día a día.

De hecho al término ACCESIBILIDAD se le ha colocado la coletilla UNIVERSAL dejando clara la pretensión de llegar a todas las personas y a todas las situaciones.
Asociado (mas bien al servicio) del concepto de Accesibilidad Universal surge otro:
El DISEÑO UNIVERSAL, o diseño para todos. Se trata de apostar por el diseño inclusivo, es decir, aquel que permite que un determinado entorno, objeto o servicio sea utilizado por el mayor número de personas posible sean cuales sean sus capacidades.
En este corto titulado “Shape”, John Kelly nos cuenta de una manera divertida como a través del diseño tenemos la posibilidad de construir un entorno mas amable para todos.

Shape from Johnny Kelly on Vimeo.

¿A QUE SUENA BIEN?

La idea de diseño universal tal y como se formula es aplicable tanto al proyecto de un edificio, a un desarrollo urbano, al diseño de un bolígrafo o una página web, a una estrategia de marketing o a la planificación de un crucero por las Islas Griegas.

En abril de 1997 el Centro para el Diseño Universal de la North Columbia State University de EE.UU. definió siete principios básicos que deben guiar el desarrollo de productos bajo este concepto:

 num1

Uso universal
Igualdad de uso para todos: diseño útil y aprovechable para cualquier grupo de usuarios, independientemente de sus capacidades.

 

num2

Flexibilidad de uso
Diseño adaptado a un amplio abanico de preferencias y destrezas individuales, con posibilidad de utilización de varias maneras alternativas.

 

num3

Uso simple e intuitivo
El diseño permite un uso fácil de entender, elimminando complicaciones innecesarias, con independencia de la experiencia del usuario, su conocimiento, habilidad de lenguaje o capacidad de concentración.

 

num4

Información perceptible
El diseño aporta la necesaria información fácilmente perceptible y comprensible para el usuario, con independencia de las condiciones ambientales o las habilidades sensoriales del individuo.

 

num5

Tolerancia para el error o mal uso
El diseño minimiza daños y consecuencias adversas de las acciones realizadas involuntariamente o por error.

 

num6

Poco esfuerzo físico requerido
El diseño puede ser utilizado eficientemente y confortablemente y con mínima fatiga.

 

num7

Tamaño y espacio para acercamiento, manipulación y uso
Tamaño y espacio adecuados para aproximación, alcance, manipulación y uso, con independencia del tamaño corporal del usuario, la postura o movilidad.

 

DISEÑO UNIVERSAL Y AUTONOMÍA

Si echamos un vistazo a nuestro alrededor veremos que cada uno de los 7 puntos enunciados es aplicable a todos los objetos que utilizamos, a todos los productos que consumimos y a todos los servicios de que disfrutamos.

Solo un ejemplo: mientras escribo esta entrada manejo un ratón que se adapta más o menos a mi habilidad, tamaño de mi mano, etc… cuando acabe abriré un paquete de café y usaré una cafetera italiana antes de acudir a una clase de idiomas. Independiente si tenemos mas o menos fuerza, si vemos mejor o peor, si comprendemos o no los mensajes escritos, etc un diseño adecuado nos abre innumerables puertas.

El Diseño Universal representa un compromiso con la eliminación de las barreras que nos podemos encontrar en nuestro día a día, una apuesta por usos sencillos, cómodos y seguros. En resumen, una apuesta por nuestra autonomía personal.

Sobre el autor

Leave Comment