El turismo se ha convertido, a nivel global, en uno de los principales motores del desarrollo económico y social.
En España, por ejemplo, durante el periodo que va de 2007 a 2017 los visitantes extranjeros pasaron de 59 a 82 millones de euros, generando unos ingresos que ya superan el 10% del Producto Interior bruto.

Esta tendencia que, previsiblemente se mantendrá durante las próximas décadas, es especialmente significativa en países y zonas emergentes donde el turismo es una herramienta de progreso y lucha contra la pobreza.

Este crecimiento se explica por un aumento en la demanda, una demanda en que se caracteriza por la exigencia de un turismo de mayor calidad: amable con el medio ambiente y respetuoso con los derechos de las personas.
No es extraño, entonces que empiece a valorarse de accesibilidad en el ámbito turístico: es así como empezamos a manejar términos como Turismo accesible.

¿ A qué llamamos Turismo accesible ?

Aplicando el concepto de Accesibilidad al ámbito turístico podríamos definir el turismo accesible como el conjunto de actividades, servicios y productos de tipo turístico que pueden ser realizadas en condiciones de seguridad, comodidad y de la forma más autónoma y natural posible por todas las personas, independientemente de sus capacidades o aptitudes.

En la base del concepto de Accesibilidad, aplicado a cualquier ámbito y, por supuesto también al turístico se encuentran los principios de libertad e igualdad que se le reconocen a todos los seres humanos.

Una sociedad moderna no debe ya tolerar que haya personas que por el hecho de poseer unas características físicas, o cognitivas determinadas se vean privadas de disfrutar de un determinado destino turístico o se vean abocadas a unos servicios de inferior calidad a las del resto.

El turismo como suma de procesos

A veces es difícil establecer cuando comienza un viaje:

  • Cuando, viendo un documental de la 2, se nos despierta esa voz interior que nos dice: “Yo quiero ir…”
  • Cuando nos decidimos y, por fin, contratamos ese hotel o ese vuelo que llevamos horas buscando por internet
  • Cuando salimos de casa (siempre con la sensación de olvidarnos algo importante)

¿ Y cuándo acaba ?

  • Cuando atravesamos, de vuelta, la puerta de nuestra casa.
  • Cuando le contamos nuestras peripecias a nuestros compañeros de trabajo
  • Cuando ordenamos nuestras fotos y encargamos u album digital on line

Todo el conjunto de procesos que realizamos desde que se inicia hasta que finaliza nuestro viaje es a lo que llamamos turismo. Y el turismo será accesible si todas esas actividades que llevamos a cabo son accesibles.
Y no solo las actividades, también el tránsito entre las mismas.

A esto nos referimos cuando hablamos de la Cadena de Accesibilidad.
Como cualquier cadena se compone de eslabones. Si uno falla, la cadena se rompe. Si en nuestro viaje nos encontramos con barreras que plantean dificultades por razón de nuestras características la experiencia turística será difícilmente satisfactoria, podrá resultar frustrante y no será atractiva ni para nosotros ni para otros usuarios.

¿ Quién gana con el turismo accesible ?

Al apostar por el turismo accesible estamos apostando por respeto al derecho de todas las personas de disfrutar en igualdad de condiciones de las riquezas tanto naturales como producidas por el hombre.

Esta razón sería suficiente para que las distintas administraciones y organismos públicos y privados marcaran en su hoja de ruta como objetivo prioritario la accesibilidad universal, no solo en el ámbito turístico sino en todos los demás aspectos de la vida.
Sin embargo hay otras razones, de tipo material que lo convierten en una opción interesante también para otros agentes como gestores turísticos y, sobre todo, usuarios:

  • El amplio acceso a la información que han facilitado los avances tecnologicos producidos en la última década nos ha hecho mas exigentes a la hora de contratar y valorar cualquier servicio y nos ha dado nuevas herramientas para compartir con otras personas la valoración de nuestra experiencias turística sea cual sea el destino.
    Cumplir los criterios de accesibilidad supone asumir unos niveles de exigencia que se reflejará en un servicio de mayor calidad. Es decir desterraremos el “todo vale” para asumir standares suficientemente contrastados que contribuyan a una experiencia turística capaz de cumplir las expectativas del viajero.

  • Una oferta de turismo accesible llegará a una mayor cantidad de usuarios. La posibilidad de disfrutar de manera plena de un determinado recurso turístico supone un elemento diferenciador en la oferta capaz de movilizar tanto a personas con discapacidad como a las de su entorno. Además, aunque los principales beneficiados de las mejoras que facilitan la accesibilidad son las personas que pueden sufrir algún impedimento a la hora de desplazarse, ver, orientarse, etc estas no son las únicas que encuentran los entornos accesibles más cómodos y adecuados a sus necesidades: la rampa que posibilita el acceso de la silla de ruedas también supone una ventaja cuando empujamos un carrito de bebe o empujamos una maleta con ruedas; una señalización adaptada a usuario con deficiencias visuales o cognitivas también es mas fácil de detectar y comprender para el resto de los usuarios.
  • Los 2 grupos que mas se benefician con las medidas que posibilitan la accesibilidad son las personas con discapacidad y las personas mayores. Estos grupos comparten ciertas características que van a ser importantísimas en el auge del turismo accesible y el desarrollo de las zonas que lo implanten de manera efectiva:

    • Es un grupo humano cada vez mas numeroso con mayor peso en el conjunto de la población.

    • Cada vez está mas interesado por el turismo y participa de mas actividades turísticas.
    • No están sometidos, en muchos casos, a los ritmos de trabajo / vacaciones mas habituales por lo que suponen un elemento de desestacionalización que trae consigo un incremento en el uso de los recursos turísticos en épocas en que la demanda es tradicionalmente baja.

Sin límites

Ya hemos dejado atrás la idea de que las barreras tenían su origen en el individuo que tenía que apañárselas para sortearlas. Hoy tenemos claro que es el entorno el que tiene que adecuarse a las aptitudes y capacidades de cualquier persona.
Pero este cambio de planteamiento no se produce de la noche a la mañana, por eso aún no somos conscientes (estamos generalizando) de lo que una persona es capaz de hacer cuando los medios a su disposición son los adecuados.

Un ejemplo fantástico>lo tenéis en el blog asaltodemata.com , todo un empeño por mostrar (y promocionar) destinos turísticos inclusivos, que va mas allá: intenta (y podeis comprobar que lo consigue) transmitir la emoción de vivir todo tipo de experiencias desde una silla de ruedas.

Unos ejemplos, por Tierra , Mar y aire

Sobre el autor

Leave Comment