Imagen de una combinación del hombre de vitruvio y del modulor

Un modelo para todos

Por: admin

La historia se escribe a partir de como nos reconocemos en nuestro entorno.
Los seres humanos siempre hemos tenido una visión de nosotros mismos que ha determinado nuestro modo de organizarnos y actuar en las distintas épocas.

No es lo mismo sentirnos centro del universo, señalados por Dios como centro y medida de todo lo creado, que asumir que vivimos en un planeta que gira alrededor de una estrella situado en las afueras de una galaxia que a su vez gira en torno…

Esta concepción que el ser humano tiene de sí mismo apoyada en teorías filosóficas, psicológicas, políticas, incluso económicas determinan el entramado de relaciones que establecemos con todo lo que nos rodea, y por supuesto, con el resto de los seres humanos.
El diseño, tanto de espacios y entornos (arquitectura y urbanismo) como de objetos (actualmente diseño industrial) no ha sido ajeno a estas realidades, sino que es una de sus manifestaciones mas palpables y con la peculiaridad de que en muchos casos han llegado hasta nosotros y nos han permitido interpretar, de manera mas o menos aproximada, los mecanismos por los que se regían sociedades anteriores a la nuestra.

Grecia. Canon y belleza

Una de las culturas con mayor influencia sobre las actuales sociedades occidentales es la helenística. El mundo griego fue capaz de forjar una serie de referentes culturales que son cruciales para comprender las sociedades occidentales : basta con citar la filosofía o la democracia para ser conscientes del valor del legado Griego.
De Grecia nos llega un canon de las proporciones humanas plasmado por Policleto .
El Doríforo de Policleto. Escultura que refleja el canon de belleza griegoEl Canon de Policleto representa el culto a la belleza física como reflejo de unos dioses perfectos e inalcanzables. Se basa en la armonía de las proporciones, de la relación existente entre el todo y las partes.
El concepto de belleza está tan arraigado que se modifican las propiedades del canón que ya no intentan representar al ser humano como es, sino que “lo deforma” para representarlo tal y como lo percibe el ojo humano. Existe, de fondo, una identificación entre Belleza y la Bondad-Divinidad y entre Fealdad- Maldad.
La reflexión sobre las proporciones y el interés por la percepción que tenemos de los objetos (en este caso edificios y elementos urbanos) fueron dos elementos compositivos magistralmente utilizados en la arquitectura griega.

Roma. Vitruvio

Los Romanos, con un carácter mucho mas práctico qasumieron en gran medida los cánones provenientes de la cultura griega, como lo atestiguan las esculturas que han sobrevivido hasta nuestros días, en su mayor copias de obras provenientes del mundo helenístico. Vitruvio , arquitecto de Julio César publicó en su obra “De Architectura” (primer tratado de arquitectura e ingeniería conocido) una serie de indicaciones sobre las proporciones de la figura humana que completan el canon heredado de Grecia.

Renacimiento. Da Vinci y el Hombre de Vitruvio

A partir de estas indicaciones, Leonardo da Vinci , en torno a 1490 realizó el estudio sobre las proporciones del cuerpo humano mas conocido de la historia: el “Hombre de Vitruvio”.

Hombre de Vitruvio. Estudio de proporciones humanas ralizado por Leonardo Da Vinci

Además del concepto de belleza, asociado a la tradición griega profundamente admirada en el Renacimiento, Da Vinci, circunscribe la figura humana en las 2 figuras que se consideraban perfectas: el círculo y el cuadrado. Así nos presenta al hombre como centro del universo: el círculo y el cuadrado, que representan el cosmos tiene su centro en el ombligo del hombre.
También en arquitectura tuvo reflejo esta concepción “antropocentrista” que situaba al hombre como centro del universo, generando esquemas formales que rompían con la fuerte jerarquización que caracterizaba las obras de la Edad Media y daban logar a edificios un carácter mas unitario en el que la escala humana estaba formal y figurativamente mas presente.

La edad moderna. Del canon a la clase

A partir del S XVI los estudios sobre el Universo ralizados por Copérnico y Galileo contribuyeron a que la idea de que el hombre estaba situado en el centro de todo lo creado fuera relegada.
La Revolución francesa de 1789 y especialmente la revolución industrial marcaron un punto de inflexión en la historia. Los cambios sociales y técnicos se produjeron a un ritmo jamás conocido y aportaron una nueva forma de entender el mundo. La población se concentró en ciudades, la producción se multiplicó, surgieron nuevas clases sociales y nuevas normas del juego. Durante décadas, el mundo no se explicó desde el individuo, sino desde todo un nuevo entramado de relaciones económico-laborales que cambiaban a medida que los avances técnicos revolucionaban los medios de producción, los transportes, las comunicaciones, etc.

Bauentwurfslehre. Ernst Neufert

Ya en el S. XX, el arquitecto alemán Ernst Neufert , en su libro “El Arte de Proyectar en Arquitectura” hace una recopilación exhaustiva y sistemática de las dimensiones de edificios, recintos, instalaciones, objetos, utensilios, etc con la intención de que sirvan de referencia a la hora de realizar proyectos de arquitectura. Por supuesto Neufert, a partir del canon de Zeising, realiza también una descripción normalizada del cuerpo humano a partir de la sección aurea .

Estudio de las proporciones humanas realizado por Neufert

El carácter de “El Arte de Proyectar en Arquitectura” es eminentemente práctico. En el, conocer las dimensiones del cuerpo humano es un vehículo que permitirá diseñar espacios y utensilios con formas y tamaños adecuados. Aún a día de hoy se siguen publicando ediciones actualizadas en las que cualquier proyectista puede consultar tanto el ancho adecuado de un pasillo para que gire la camilla en un hospital como el ancho mínimo de una jaula para transportar conejos.

Le Corbusier y el Modulor

Esta misma sección fue utilizada por el arquitecto suizo Le Corbusier a la hora de diseñar El Modulor (1948). Su propia concreción gráfica nos da a entender que tiene un objetivo eminentemente práctico, al presentarle en diferentes posturas en relación con elementos de su entorno e indicando las dimensiones adecuadas para un uso cómodo. Le Corbusier, lejos de quedarse en el plano teórico, aplica en todas su obra arquitectónica las conclusiones de su estudio sobre las dimensiones humanas.

El Modulor. Estudio de las proporciones humanas realizado por Le CorbusierEl modulor. Dimensiones acordes a distintas posturas del ser humano

Adiós al canon. Bienvenido al individuo

Las 2 guerras mundiales acontecidas durante la primera mitad del S XX fueron el germen de la creación de organismos plurinacionales que permitieran establecer unas reglas comunes mas allá de los límites legislativos de cada estado. En 1945 nace Naciones Unidas , y solo 3 años después se realiza la Declaración Universal de los Derechos Humanos . Podemos decir que, por primera vez en la historia se sitúa al individuo en el centro de la escena. El hombre ya no es un ente abstracto o idealizado, imagen de un Dios o centro del Universo. Cada individuo tienen valor en sí y, por encima de todo, y de manera innegable es poseedor de una serie de derechos.

Joe, Josephine y Henry Dreyfuss

Quizás el primer en plasmar de manera gráfica esta realidad sea el Diseñador Industrial norteamericano Henry Dreyfuss en su obra Desining for People, de 1955.

Joe y Josephine, modelos realizados por Henry Dreyfuss

Dreyfuss rompe con el paradigma que supone considerar que existe un único canon capaz de definir la figura humana. En primer lugar define 2 modelos hombre y mujer y para despojarlos de el carácter abstracto que tuvieron el Modulor o el Hombre de Vitruvio les pone nombre: Joe y Josephine. Además incorpora nuevos modelos atendiendo a sus condiciones funcionales como niños, personas con movilidad reducida usuarios de muletas o bastones, personas de edad avanzada o usuarios de sillas de ruedas. Todos sus modelos interactúan con su entorno, definiéndose parámetros y dimensiones fácilmente extrapolables al diseño tanto de objetos como de edificios.

Medidas antropométricas de un usuario en silla de ruedas, por Henry DreyfussMedidas antropométricas de personas con movilidad resucuida y de edad avanzada, por Henry Dreyfuss

Conclusión

Históricamente el diseño (tanto de objetos, entornos y servicios) ha sido un reflejo de los valores vigentes en cualquier sociedad. Que hoy en día se hable de Accesibilidad Universal y Diseño para todos, no puede ser explicado al margen de una sociedad en que la libertad y la igualdad son derechos que se le reconocen a todos los seres humanos.
Ya, avanzado el S XXI, no se puede hablar de buen diseño, en toda su amplitud, si no es capaz de concretar los valores y los anhelos de la sociedad en que ha sido creado. Y eso supone darle una respuesta a todos los individuos. Sin excepción.

¿Te ha gustado este artículo?
Si es así, puedes decírnosolo dándonos un "me gusta"
y compartiéndolo a través de twitter o facebook. ¡Muchas gracias!

Posts relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas entradas